top of page

Boda Tara & Miguel



16 de Junio.

Jardines de Abril.




En la soleada Benidorm, la inglesa Tara y el español Miguel se encontraron en una cita a ciegas un tanto peculiar. Tara estaba ahí porque su amiga le insistió y Miguel acompañaba a un amigo. Al principio, a Tara no le llamó la atención Miguel, pero él quedó prendado de la bondad de ella.


Miguel, terco como él solo, decidió conquistar a Tara. Entre risas y paseos por los rincones más chulos de Benidorm, intentó derribar las barreras que había entre ellos. Poco a poco, con paciencia y dedicación, logró ganarse el corazón de Tara. ¿Su primera cita oficial? Nada menos que un paseo romántico en barco por la costa bajo el cálido sol del Mediterráneo.


La historia de amor entre Tara y Miguel siguió creciendo y llegó a sus vidas Oliver, un niño precioso de ojos claros, cabello pelirrojo y pecas, convirtiéndose en la 'Flecha Verde' que iluminó sus vidas, y en el héroe de su historia.






La preboda de Tara y Miguel se hizo en el mismo barco donde se conocieron y fue un caleidoscopio de emociones. Decidimos capturar la esencia de su historia de película en un inolvidable trailer visual. Había mucha conexión entre ellos y aún más risas porque son diversión en estado puro.


El verdadero astro de la sesión fue su hijo, Oliver. Con su energía juguetona y su encanto innato, Oliver se convirtió en el personaje estelar, añadiendo una dosis extra de magia a sus tomas. Entre risas y momentos de complicidad, la preboda no solo anticipó el próximo capítulo de su historia de amor, sino que también inmortalizó la autenticidad y la alegría que esta familia irradia en cada paso de su viaje juntos.




Y por fin llegó el día de la boda...

Los preparativos del novio, Miguel, se convirtieron en un animado y emotivo espectáculo en la calidez de su hogar compartido. La casa rebosaba de alegría con la presencia de toda la familia, incluyendo a su hermano y a su sobrino, quienes se convirtieron en los cómicos espontáneos del día, arrancando risas a todos con sus travesuras.

Mientras Miguel se preparaba para el gran día, su hijo Oliver observaba con admiración. En un dulce gesto, Miguel sorprendió a su pequeño con unos preciosos gemelos de Sonic, un regalo que iluminó los ojos de Oliver.





La complicidad entre padre e hijo era evidente mientras se ayudaban a vestirse mutuamente. Esta se hizo aún más evidente cuando su hermano y sobrino ayudaron a Miguel a ponerse los gemelos y la corbata, aunque con una broma inocente que casi le quita el aliento.

El vestirse juntos se convirtió en un momento entrañable, compartiendo risas y creando recuerdos preciosos antes de caminar hacia el altar.




Mientras sus amigos capturaban cada instante en fotografías, la casa resonaba con la camaradería y la emoción que acompañan a los momentos previos a una boda.

La madre de Miguel, emocionada, se sumó al momento al ayudar con el prendido. Juntos, madre e hijo, con todos los amigos y familiares, salieron a la calle, listos para dirigirse a la ceremonia.



Los preparativos de la novia, Tara, se desplegaron en la finca (Jardine de Abril) donde se llevaría a cabo la ceremonia, teñidos de emoción y momentos significativos. Con la ayuda amorosa de su madre y su mejor amiga, Tara se vistió, envuelta en la calidez de su entorno.

El momento se volvió aún más emotivo cuando su madre, abrumada por la emoción, derramó lágrimas de alegría, contagiando a Tara con un sentimiento conmovedor. Abrazó a su mejor amiga, compartiendo un instante lleno de complicidad y amor entre hermanas.



Mientras el padre de Tara, en un gesto tierno, le hacía entrega del ramo, apareció por sorpresa su hijo Oliver. Juntos, madre e hijo se abrazaron y contemplaron el ramo, convirtiéndose en un instante único y significativo.



Con su vestido ya luciendo impecable, Tara salió a saludar a su familia y amigos que la esperaban fuera de la casa. La novia irradiaba una belleza encantadora y una felicidad que iluminó a todos los presentes.



La ceremonia tuvo lugar en una finca con un jardín precioso, creando el escenario perfecto para el enlace de Tara y Miguel. El novio llegó con estilo, conduciendo el famoso coche fantástico, dando la bienvenida a los invitados con una sonrisa radiante.

Acompañado por su madre, el novio avanzó hacia el altar, recibiendo miradas llenas de admiración.



Mientras tanto, la novia hizo su entrada triunfal, precedida por su mejor amiga, su hijo y sus encantadoras sobrinas. Con la música envolviendo el ambiente, el padre de la novia la acompañó hacia el altar, marcando el inicio de un momento extraordinario.



Durante la emotiva ceremonia, Oliver tomó la palabra, logrando que su madre se emocionara profundamente con sus dulces palabras. Algunos amigos cercanos no pudieron evitar tomar la palabra, compartiendo palabras de afecto y anécdotas divertidas. Sus palabras resonaron en el corazón de todos, contribuyendo a crear una ceremonia personal y llena de significado. También, el hermano del novio, acompañado de su sobrino, aportó su toque gracioso, sacando risas y sonrisas a todos los presentes.



Como una sorpresa melódica, el novio dedicó a la novia una canción, reproduciéndola con sentimiento. La ceremonia adquirió un toque mágico cuando el hijo y el sobrino se embarcaron en una búsqueda al estilo de Dragon Ball para encontrar una de las bolas que contenía los anillos.

El momento esperado llegó cuando Tara y Miguel se dieron el "sí, quiero". Sellaron su compromiso con un tierno beso y salieron entre los invitados, quienes les lanzaron arroz, marcando el inicio de una nueva etapa en sus vidas como marido y mujer. La ceremonia, llena de momentos emotivos y toques personales, fue una celebración inolvidable del amor entre Tara y Miguel.



La sesión de fotos al aire libre en los jardines de la finca fue una explosión de alegría y complicidad para Tara y Miguel. Aprovechamos la belleza natural del lugar y, con una fuente cercana, añadimos un toque de diversión a las imágenes. Rodeados de risas contagiosas, cada fotografía capturó la autenticidad y el amor palpable entre la pareja.

La sesión culminó en la zona del banquete, antes de que los invitados ocuparan sus lugares. En ese momento íntimo, conservamos la frescura y la magia de los momentos compartidos por Tara y Miguel, creando recuerdos visuales que inmortalizan la conexión única de su día especial.



Llegando con estilo en el icónico coche fantástico, Tara y Miguel dieron inicio al cóctel, saludando a sus invitados con una mezcla de elegancia y diversión. Rodeados de risas y charlas animadas, la pareja compartió momentos relajados con sus seres queridos. Entre brindis y sorbos de bebidas, disfrutaron del cóctel con una serena alegría, sumergiéndose en la atmósfera festiva que marcaba el inicio de una noche llena de celebración y felicidad.



El banquete, celebrado al aire libre frente a la finca, fue una experiencia gastronómica y emocional inolvidable para Tara y Miguel. La elegancia de la decoración embelleció el entorno, creando un escenario encantador para la velada. La pareja llegó al banquete con un animado baile, animados por la energía contagiosa de los invitados.

En su mesa, brindaron con alegría, marcando el inicio de un banquete que se convirtió en una montaña rusa de emociones.



Rieron y bailaron por las mesas al ritmo de canciones divertidas como 'La Macarena' o 'Tuboescape', creando un ambiente festivo y desenfadado. El clímax emocional llegó con el corte de la tarta, donde las risas se entrelazaron con momentos emotivos.

El punto culminante de la noche fue la proyección del Same Day Edit que habíamos preparado, un recopilatorio de las fotos desde los preparativos hasta la sesión exterior. Tara y Miguel, emocionados, revivieron su día especial en un instante, compartiendo la magia de su historia con todos los presentes en una experiencia visual y musical única.



La fiesta cobró vida con un emotivo inicio: un pequeño concierto protagonizado por un amigo al contrabajo y la amiga de Tara al piano, con la encantadora participación de Oliver, el hijo de la pareja. Al ritmo de la música, Tara y Miguel compartieron un baile íntimo, rodeados de la melódica armonía que resonaba en la pista.

La noche continuó con bailes junto a sus padres, sumergiéndose en la celebración con alegría desbordante, y divertidos bailes con amigos. La verdadera fiesta despegó con el juego del limbo, donde Miguel demostró sus habilidades destacadas, añadiendo un toque de diversión al ambiente.



Los invitados se unieron a la pista, y la locura se apoderó de la celebración con risas, bailes desenfrenados y momentos inolvidables.

La euforia llegó a su punto álgido cuando, subidos a hombros, cantaron a pleno pulmón:


''Sé que ella quisiera regalar

Sus superpoderes

Igualarse a los demás.

La mujer de verde

Se ha vuelto a poner el traje

Para rescatarme.


¿Qué sucederá cuando las balas no reboten

Y los malos sean más fuertes

Y volar no sea tan fácil

Y conozcan nuestros planes?


Dadme una señal

Yo buscaré un disfraz

De carnaval

Encontraremos algo en el desván

Prometo no estorbar.''



bottom of page